Bienvenidos a Rubén Ochandiano Web, la primera web hecha por fans y para fans del actor, director y escritor español Rubén Ochandiano.
Conocido por series como "Al Salir de Clase" o "Los Hombres de Paco" y películas como: "Silencio Roto", "Los Abrazos Rotos", "Tapas",o "Guerreros.
Aquí encontrarás todo lo relacionado con él y sus proyectos.
Esperamos que la visita sea de tu agrado y no dejes de visitarnos y seguirnos en nuestras redes sociales.
 
005.jpg
002.jpg
001.jpg
003.jpg
004.jpg
 

 

  Entrevista para ‘El mundo’
escrito por Mireia | el Oct 03 2013 | Categoría: Entrevistas
 

Porque la mirada de Rubén Ochandiano es de esas que es difícil de calificar. Que a los periodistas nos encanta poner etiqueta…

Mi particular Cuestionario Proust. En él, recopilo las mejores, las más divertidas, absurdas e inverosímiles preguntas de la Historia de la Literatura, el Cine o la Televisión. Pueden ser cultas, horteras o undeground, pero eso sí, son tal y como se formularon por primera vez. Y siempre las mismas. Cada lunes, “un famoso” tendrá que superar la prueba y contestarlas.

Me preguntaba ayer mismo mi sobrina pequeña en una de esas comidas de domingo de sobredosis familiar algo así como, “Tío (apelativo que me pone diez años con cada fonema), tú siempre entrevistas a quién quieres?”. Y me llenó de orgullo. Primero porque mi sobri me está leyendo, en presente continuo, y segundo porque me hacía consciente de un hecho que, a veces, se me olvida. Que tengo la suerte de meter en este aprieto virtual a personas que admiro, que quiero, que en ocasiones afortunadamente conozco y otras, aunque desgraciadamente no, sí que en un momento en mi vida, pudieron significar tanto como Machín a esa señora que llama a la radio y pide ‘Dos gardenias’.

Porque puso música a unos besos que añora o porque la letra de la canción resume en tres minutos toda una vida. Una cosa parecida a lo del rey del bolero me pasa a mí con Rubén Ochandiano, nuestro sospechoso de hoy. El que suscribe tenía el corazón como un reloj de cuerda al que hacía tiempo que no le daban vueltas las manecillas cuando una tarde me metí en un cine y ví ‘Flores de otro mundo’. Salía él. De hecho, solamente lo recuerdo a él. No porque la película no me gustara, sino porque su mirada, su imagen, subido a una moto, su desesperación por amar a quien no la amaban, corriendo tras ella con el mismo tesón con el que le rechazaban, traspasaba la pantalla. Me traspasaba a mí. Porque la mirada de Rubén es de esas que es difícil de calificar. Que a los periodistas nos encanta poner etiqueta…

La suya, como su forma de interpretar, su media sonrisa, su voz que lacera pero con la cadencia de un susurro, es inclasificable. Le han tachado de “raro”, de “huidizo”, de “introvertido”… Pero no lo es. Doy fe. Años después a aquella visión cinematográfica, por azares del destino, nos apretujamos en un coche tal y como salíamos de una fiesta para enlazar con un after. No sé si él se acordará, yo sí pese a los litros de alcohol corrían por mis venas como cantaba Ramoncín. Nos metimos siete en un coche, que espero que la Guardia civil no lea esto, y cruzamos Madrid nadie sabe cómo porque aquel ‘beetle’ era como una sucursal ambulante de Disco54. Me acuerdo por esas cosas de fan.

Que me da un reparto terrible hacerme una foto con los famosos, pero tengo una incontinencia verbal atroz a la hora de decirle lo que significa su trabajo para mí. Rubén escuchó. No sé si entre nebulosas lisergicas o realmente puso atención, pero sí que me dijo una cosa. Parafraseó a Almodóvar y soltó; “Yo también soy muy enamoradizo. Lo llevo en la masa de la sangre”, y esas citas que forman parte de mi educación sentimental no las olvido. En ‘Animal’, la obra que ha escrito, dirigido e interpretado y con la que ha reventado La casa de la Portera, dispara así de certero al corazón. Verlo a dos metros escasos de ti electriza el vello y remueve las entrañas. Y como digo, no necesita interpretar parlamentos de otro. Lo que dice sale de las habitaciones de su alma. Que yo aún como literato no me sostengo solo y necesito echar mano de Lorca.

¿Muslo o pechuga?
Muslo, sin duda.

¿Lava a mano o a máquina?
Depende del tejido.

¿Cómo recibe en casa?
Lo más apetecible que pueda… Me amoldo a mi invitado/a.

Su popularidad aumenta de día en día, ¿es fruto de una sutil estrategia?
Sin duda.

¿Una diva nace o se hace?
Me aburre soberanamente el concepto ‘diva’. Ni idea.

¿Siempre ha querido ser una estrella?
Lo cierto es que sí.

¿De todas sus facetas, actriz, modelo y cantante, cuál es la que más le gusta?
Modelo, obvio.

Le da mucho a su publico, ¿qué es lo que el público le da a usted?
La posibilidad de exponerme y mostrar mi trabajo.

¿Le afectan las malas críticas?
Si están hechas con saña y/o impunemente, mucho.

¿Recibe cartas amenazadoras de sus admiradores?
Alguna ha caído.

¿Cuál es la mayor estupidez que se ha dicho de usted?
Que soy raro; soy la persona más normal que he conocido. También se publicó en una ocasión que me había enrollado con Jeremy Irons.

Matt Cimber estuvo casado con Jayne Mansfiel. ¿Ve algún paralelismo entre su carrera y la suya?
En absoluto.

Una cara estupenda, un peinado estupendo. ¿Quién fue el peluquero? Quiero conocer la historia de su peinado.
Tengo el pelo fosco. Desastre.

¿Su peor maquillaje?
No.

¿Hace algún deporte para conservarse?
Nado y practico sexo tanto como puedo.

¿Hay algo que no se compraría jamás?
No.

¿Sus piernas se parecen a las de Addy Ventura o a las de Rachel Welch?
Yo no soy “enemigo del desnudo”, Addy sí.

¿Se siente musa de los homosexuales?
No.

¿Por qué los hombres realmente interesantes no resultan nunca sexys?
Eso depende de las parafilias de cada uno.

¿A cuántos hombres ha olvidado?
A ninguno.

¿Qué le pediría al ser amado?
Seguir leyendo cada día en sus ojos que está loco por mí.

¿Qué es lo que más te chifla y lo que más te amuerma del amor?
Me chifla todo del amor… Excepto el desamor.

¿Cuando conoció a su marido? Porque su marido es parte de tu historia.
¿A cuál de ellos?

¿Hay más cosas que debería saber y que no sé?
Seguro.

Siempre que me subo a un ascensor o me meto en una cabina telefónica, me entran unas ganas terribles de orinar, ¿a usted no le pasa?
No, a mí no.

Dígame algo agradable.
¿Has adelgazado?

¿Es creyente?
Creo en Woody Allen y en Meryl Streep.

¿Cuánto personal tiene a su servicio?
Bastante.

¿Dónde va de vacaciones?
La última vez a Caparica.

¿Olga guillot o Bryan Ferry?
“Soy lo prohibido”.

¿Almendra cruda o tostada en la gallina en pepitoria?
No.

¿Divine o Sara Montiel?
Divine.

¿Excitantes o tranquilizantes?
Tranquilizantes, siempre.

¿Considera que comer ostras es moral y comer caracoles inmoral?
No.

¿Qué tipo de mujer será dentro de 50 años?
Una viva, espero.

¿A quién le gustaría parecerse y sin embargo a quién acabará pareciéndose irremediablemente?
A Simon Nessman. A mi padre.

¿Que es lo que nunca le han preguntado y mataría por contestar?
¿Quieres casarte conmigo?

El Mundo
24-09-2013 / Luis Nemolato